Jaione Díaz Mazquiarán está estudiando el Máster en Comunicación Intercultural de University of Maryland, Baltimore County

Gateway Orientation en Wayne State University en Detroit

¿Que qué significa ser una Fulbrighter para mí? Una oportunidad excepcional, una oportunidad sin igual. Miro hacia atrás y no puedo más que sonreír al recordar todas las aventuras nuevas que me han sucedido durante este semestre. Desde que todo comenzó el 6 de agosto con la Fulbright Gateway Orientation en Detroit, Michigan, he viajado por distintos estados como Georgia, Massachussets, Illinois y Texas, conociendo gente brillante y maravillosa procedente de más de 80 países del mundo, y aprendiendo algo nuevo cada día en mis clases. Cuando me dijeron que me venía a estudiar un máster dentro del programa de ampliación de estudios a University of Maryland, Baltimore County en Baltimore, Maryland, al principio me sentí nerviosa porque pocas veces había escuchado ese nombre. Pasaría los dos próximos años en esta ciudad, la ciudad a la que series como ‘The Wire’ no han dado precisamente una buena imagen. ‘Qué miedito’ fueron mis dos primeras palabras. Sin embargo, tras ver el musical Hairspray, no podía quitarme de la cabeza ese famoso ‘Good Morning, Baltimore!’ y sentir inmensas ganas de conocer este lugar. Sabía que no podía dejar pasar esta oportunidad, así que acepté. Y no me arrepiento ni lo más mínimo. UMBC está estratégicamente situada, a solo 10 minutos de Baltimore, 30 de la gran capital Washington, D.C. y 6 minutos del aeropuerto BWI, una de las mejores concentraciones con instituciones comerciales, culturales y con mayor actividad científica en la nación según la Carnegie Foundation. Ofrece excelentes programas en ámbitos de investigación e innovación, además de prácticas y oportunidades para entrar en el mercado laboral, siendo uno de los campus más diversos e inclusivos del país.

Eventos interculturales que graniza UMBC como ‘El Encuentro’ una noche de fiesta Latina.

Ser una Grad student en UMBC ha sido de las mejores cosas que me han pasado en la vida. Estudio el Máster en Comunicación Intercultural en esta universidad, un programa muy reciente en el que se combinan el estudio de lenguas con sociología, etnografía, pragmática, competencias culturales…el estar al tanto de lo que ocurre día a día es primordial, para poder debatir sobre conceptos como ‘competencia intercultural’ o ‘sensibilidad intercultural’ y poder aplicarlos a situaciones actuales. A su vez, el máster da la oportunidad de conseguir el certificado en ESOL (English as a Second Language), ofreciendo opciones de enseñar inglés en centros en países como Bolivia o Ecuador durante el verano. ¡Con lo que nos gusta a nosotros el 2×1! El programa también ofrece la oportunidad de prepararnos como interculturalistas con entrenamiento intercultural, y los profesores no paran de bombardearnos con oportunidades para ir a conferencias como la MFLA (Maryland Foreign Language Association), animándonos a presentar y aprender de otros expertos en el campo. Es un máster en el que los alumnos venimos de distintas partes del mundo, por lo que el mero hecho de asistir a clase y entablar debates se puede considerar como intercambio intercultural.

grupo co-es acapella UMBC Cleftomaniacs al que pertenezco en nuestro Winter concert.

Para los que nos gusta aprender de otras tradiciones, culturas y celebraciones, y poder compartir orgullosamente las tuyas, este máster es un pequeño paraíso. ¡Y esto no es todo! UMBC cuenta con más de cien clubs y equipos, desde equipos de tenis y fútbol americano hasta conjuntos de acapella o baile moderno, pasando por grupos de ajedrez, amantes de la música Indie o aficionados a series como Juego de Tronos o Breaking Bad. De esta forma, alumnos de todas las edades pueden establecer conexiones, disfrutar haciendo lo que más les gusta y hacer amigos de todo el mundo, creando una comunidad vibrante de Retrievers. Me siento realmente afortunada. Y como decimos todos los Retrievers, “Go UMBC, ¡Woof Woof!”.

Viajando con otros amigos Fulbrighters en Atlanta, Georgia

 

mi primera visita al Inner Harbor de Baltimore

 

 

 

 

 

 

 

 

Jaione Díez

Becaria Fulbright / UMBC 2018