BecariosComisión FulbrightGeneral

Primeros meses en MIT por José María Moreu

Estudié ingeniería naval en la Universidad Politécnica de Madrid y gracias a una beca Cosentino-Fulbright estoy estudiando un máster en ingeniería mecánica en MIT. Mi labor de investigación la desarrollo en el Active-Adaptive Control Laboratory, y se centra en la intersección existente entre los campos de control adaptativo y optimización en machine learning.

Echando la vista atrás, repaso todo lo ocurrido en este último semestre: las primeras asignaturas superadas en MIT, los primeros avances en tu línea de investigación, la primera vez que ves un partido de béisbol, la primera vez que preparas la cena de Thanksgiving con tus amigos; y tantas otras experiencias que me podrían hacer pensar que ya he vivido todo lo que me hacía falta para tener una experiencia americana. Me equivoco. Todavía me queda mucho por vivir, pero ya puedo decir que esta experiencia me ha cambiado la vida.

Con Walter en las oficinas de Cosentino en Miami

La aventura comienza con una semana de orientación en Miami a finales de verano. Allí conocí a muchos otros becarios de diferentes países, aunque con historias que hacían que me preguntase qué hacía allí rodeado de gente tan brillante. La semana pasó muy rápido, pero aún hubo tiempo para hacer amistades que me visitarían en mi nueva ciudad, o para conocer a mis nuevos vecinos Fulbright. También saqué tiempo para acercarme a las oficinas de mi patrocinador Cosentino en Miami. Allí conocí a Walter, que me acogió como si fuese su hermano pequeño de visita. Gracias a esta orientación, acabé la semana lleno de ilusión y orgulloso de poder decir que era Fulbrighter.

Boston Harbor

Tras el proceso de aclimatación llegué a Boston, una ciudad de la que había escuchado mucho, en especial por mi afición al baloncesto. Y a pesar de las advertencias sobre el frío de Boston, la ciudad era perfecta y desde el primer momento me sentí como en casa. Pero, por si no fuese suficiente con mis compañeros de Fulbright, llegué a MIT y ahí me volví a preguntar lo mismo: ¿Qué hacía allí rodeado de gente tan excepcional? Recordé que era Fulbrighter y que estaba allí para dejar el listón bien alto.


Y sí, hay que estudiar mucho y echar muchas horas delante del ordenador o de libros, pero la motivación existente entre los alumnos y los profesores es increíble, y eso te anima a dar lo mejor de ti. Por otra parte, no todo es estudio en MIT. La oferta de charlas, seminarios y sesiones es apabullante, lo que te permite conocer en primera persona a algunas de las figuras que llevas años siguiendo en papers o en charlas. Además, descubres que MIT tiene sus propias tradiciones como construir un piano para posteriormente lanzarlo al vacío o tirar calabazas desde lo alto del Green Building para celebrar Halloween. Sin duda alguna, no me equivoqué al elegir MIT como destino.

En el río Charles, con un compañero de MIT


Poco a poco, vas creando tu propia rutina. Salir a correr por la orilla del río Charles, hacer la compra, la colada, las cenas de los miércoles en tu residencia, salir a tomar algo con tus compañeros de clase o de Fulbright y otras tantas actividades que empiezan a formar parte de tu día a día; de tu nueva vida. Algunas otras actividades son únicas, como ver un partido de béisbol de los Red Sox, navegar por el río para contemplar la grandeza de MIT frente a Boston, acudir al Boston Symphony Hall y todas las que se te quedan en la lista de pendientes para el próximo semestre.

Lo que queda por delante es todo un reto, y es que acabar un máster no es fácil, y menos aún en MIT. Los próximos meses serán intensos, con más asignaturas y trabajos, pero también con más eventos y sitios por visitar, como por ejemplo Washington D.C., dónde acudiré en marzo a uno de los seminarios que ofrece Fulbright. Tengo muchas ganas de disfrutar de lo que está por llegar, pero no me olvido de lo afortunado que soy por poder vivir esta experiencia. Mi agradecimiento a Fulbright y a Cosentino será eterno.

José María Moreu Gamazo, becario Cosentino / Fulbright 2019-2020 en Massachusetts Institute of Technology

Deja un comentario