Screen Shot 2016-08-04 at 5.15.11 PMQuería aprovechar este espacio para contaros cómo ha sido mi primer año como beca Fundación Ramón Areces / Fulbright. Si bien hace un año estaba realmente emocionada con poder estudiar la materia que más me fascina, en la universidad en la que siempre quise, nunca me habría imaginado todo lo que recibiría y crecería en tan solo un año.  Por ello me gustaría primero reiterar mi eterno agradecimiento por esta oportunidad de incalculable valor y diría a aquellos que están pensando en solicitar la beca que no lo duden.

Mi pasión por entender los entresijos de la resolución de conflictos internacionales, y cómo estos conflictos se relacionan con los recursos naturales y el cambio climático fue lo que me llevó a querer estudiar en Columbia University. Durante este año he tenido acceso a un sin fin de instituciones como el Earth Institute o Arnold A. Saltzman Institute y sus profesores, que trabajan en la vanguardia de estos temas. Las clases me han abierto las puertas a un variado elenco de conceptos e ideas que pude explorar en trabajos de investigación y simulaciones de negociaciones internacionales. Además tuve la fortuna de ser elegida presidenta del SIPA Conflict Resolution Working Group, un grupo de estudiantes interesados en la resolución de conflictos internacionales. Para todos ellos, mi equipo y yo organizamos eventos con expertos invitados, cine forums y otras actividades que enriquecieron mucho mi experiencia.

Pero esta experiencia no ha sido exclusivamente académica sino que me ha permitido explorar una nueva cultura y aprender de aquellos con los que me he cruzado en el camino. Desde el primer momento Fulbright y el IIE hicieron posible que los becarios Fulbright venidos de diferentes partes del mundo pudiéramos conocernos. Además organizaron diversas actividades para conocer más acerca de la cultura americana y que permitían estar más inmerso en la comunidad.

IMG2Por si todo eso fuera poco, tuvimos la oportunidad de acudir a un Fulbright  Enrichment Seminar en algún lugar de la geografía americana. Mi lugar de destino fue Denver, la capital del estado de Colorado. Durante el seminario pudimos conocer más a fondo el sistema electoral americano, hicimos una simulación de elecciones y un debate de expertos en temas de polarización electoral. Además, tuvimos la oportunidad de hacer voluntariado en diferentes instituciones de la ciudad, yo estuve en un centro geriátrico en el que conocimos a personas encantadoras que nos contaron muchas historias sobre Denver, incluso una de ellas me habló de sus antepasados españoles y cómo llegaron allí.  Una noche, fuimos acogidos por una familia de Denver para compartir una cena e intercambiar ideas y experiencias. Fue realmente enriquecedor.

Para finalizar el curso lo hice involucrada en dos proyectos muy interesantes. El primero, fue un proyecto de consultoría en resolución de conflictos para dar recomendaciones al Gobierno Boliviano en temas de prevención de conflictos en áreas rurales. Por otro lado, tuve la oportunidad de colaborar con RIMISP, Centro Latinoamericano para el Desarrollo rural, en su oficina de Bogotá (Colombia). Allí tuve la oportunidad de profundizar en el diseño de estrategias de resolución de conflictos que surgirán durante el proceso de redistribución de tierras en el posconflicto. Además, en Medellín,  tuve la oportunidad de colaborar en la preparación de un taller para la Universidad EAFIT. Este taller fue impartido por el Profesor Marc Levy, para cuya clase hice un ensayo crítico de las actuales propuestas de medición del objetivo de desarrollo sostenible 16 (dedicado a la paz y la justicia) . El taller abordó diferentes alternativas de medición y monitoreo de la implementación de los objetivos de desarrollo sostenible (ODSs) en la región colombiana de Antioquia.

IMG-20160715-WA0021 (2)Queda aún otro año por delante. Espero hacer de este un año aún más fructífero e interesante y contribuir cada vez más a la resolución de conflictos ambientales en el sentido más amplio de la expresión. Y así de alguna manera agradecer a Fulbright y a la Fundación Ramón Areces por esta oportunidad.

 

 

Lidia Cano Pecharromán

Fundación Ramón Areces/Fulbright 2015-2017 en Columbia University