Regina Bou tiene una beca Grifols / Fulbright para estudiar un Master en medicina translacional en Northeastern University. Regina tiene el grado en Biotecnología por la Universidad Politécnica de Valencia.

 He de decir que escribir no es lo mío. Tengo la excusa de que soy una persona de ciencias. Pero estos tres meses vividos en Boston inspiran a cualquiera.

Desde el momento en el que salí de mi casa el pasado 21 de agosto, esto ha sido una aventura. Tuve la suerte de asistir a una orientación Gateway en Moscow con Fulbrighters de todo el mundo para suavizar la llegada a USA, algo muy importante para mí dado que es la primera vez que cruzo el charco (¡11 horas seguidas en avión!). Y cuando digo “todo el mundo”, es literal. Conocí a personas de países que ni sabía que existían (y diría que mi conocimiento geográfico es bastante aceptable), o países recién independizados para los que España aún no ha reconocido la soberanía. Como imagino que no sabréis, Moscow es un pequeño pueblo en el estado de Idaho (no, no fui a Rusia). Y esa es parte de la magia Gateway: juntarte en un lugar que jamás habrías imaginado, al que probablemente nunca volverás, a hacer amigos. Amigos con los que a día de hoy sigo hablando, y a los que ya tengo planeado visitar esta Navidad.

La experiencia no ha hecho más que mejorar desde mi llegada a Boston. Se trata de una ciudad activa, con muchas actividades culturales y sociales, preciosa en otoño (igual cambio de opinión cuando la nieve no me deje salir de casa en enero). Mis “roommies” se convirtieron en mis amigas al momento, y estamos deseando que llegue el buen tiempo para irnos de acampada y viajar y descubrir. La universidad, las conferencias y seminarios, son un estímulo constante que no hacen más que continuar despertando mi curiosidad científica y ganas de saber más. Aun así, siempre queda tiempo para compartir unas cervezas con los Fulbrighters bostonianos, con los que hemos creado una pequeña gran comunidad. Mi próxima gran aventura: un “Enrichment seminar” sobre innovaciones en salud pública en Atlanta en febrero, organizado por Fulbright para juntar a personas del campo y debatir, aprender y compartir ideas. ¡No puedo esperar!

Aprovechando que Thanksgiving acaba de pasar, me gustaría dar las gracias a Grifols y a Fulbright por apostar por mí y por mi proyecto. Gracias por animarme a lanzarme y decir sí a todas las oportunidades con valentía. Su apoyo a todos los niveles es extremadamente valioso. No solo a título personal, sino también como miembro de nuestra sociedad, gracias por fomentar los ideales de comunicación, entendimiento y colaboración, por proveer con los recursos humanos y económicos para que cada

año un grupo de entusiastas aventureros pueda desarrollarse en USA. Es un placer formar parte de esta familia. Por mi parte, estoy aprovechando esta experiencia al máximo, estoy aprendiendo tanto como puedo tanto académica como personalmente, descubriendo la fascinante cultura estadounidense, y por supuesto cocinando tortilla de patata para mis amigos siempre que se da la circunstancia.

Regina Bou

Bercaria Grifols / Fulbright

Northeastern Unniversity