Maitane Echevarría, es becaria Coca-Cola / Fulbright 2018 y está haciendo un Master en animación en  Savannah College of Art and Design.

¿Qué es un “Gateway”?
Cada vez que le decía a alguien que antes de empezar mis estudios en Georgia me habían invitado a un “Gateway” en la Universidad de Idaho, la reacción de todos era similar: ¿que vas a hacer qué en Idaho?
Un “Gateway”, es una reunión de becarios Fulbright que van a comenzar sus estudios en los Estados Unidos. Antes del comienzo de nuestro año académico, organizan varios “gateways” en diferentes universidades, patrocinadas todas ellas tanto por las propias universidades como por el IIE y el propio departamento de Estado de EEUU.
En este caso, fuimos invitados 53 becarios de 40 nacionalidades diferentes, y durante los cinco días que duró la concentración, organizaron de manera excepcional tanto la llegada de todos los asistentes, como actividades informativas, talleres, charlas, excursiones y partida de todos nosotros. Estando el primer y último día reservados para que pudiéramos viajar con holgura, los tres días de actividades fueron una inmersión total en las diferentes culturas de los becarios presentes. No sólo aprendimos los beneficios de contar con la beca Fulbright, sino que nos acercaron al mundo académico, a la política, a las relaciones interpersonales… todo ello para que pudiéramos estar mejor preparados antes de llegar a nuestros destinos. También pudimos aprender los unos de los otros, lo cual es una forma maravillosa de entender lo diverso que es el mundo. Y, considerando el poco tiempo con el que contábamos, aún me sorprendo al pensar lo bien que dinamizaron todo y cómo consiguieron que nos sintiéramos parte de una gran familia.

Premios en el Gateway

Teniendo en cuenta lo difícil que es para muchos de nosotros el cambiar de país (no hay que olvidar que estamos dejando tanto a la familia como a los amigos en nuestros lugares de origen), el tener la oportunidad de conocer gente en tu misma situación, con tus mismos miedos e inquietudes pero también con la misma determinación, es algo que nos ayuda a sentirnos un poco menos solos. Todos empezamos desde cero y habrá momentos que serán difíciles de sobrellevar. Y aún así, estoy totalmente segura de que si tengo cualquier problema, podré contar con todas aquellas personas con las cuales solo pasé tres días. Como siempre digo, esto tiene tanto sus pros como sus contras: por un lado, tienes amigos en todos los continentes, pero por otro lado, tu corazón está dividido en un millar de pequeñas piezas repartidas por todo el mundo. Espero que algún día inventen una forma más rápida para viajar o no tendré tiempo de visitar esos maravillosos lugares de los que me hablan todos y cada uno de mis amigos.

La verdad es que no puedo estar más que agradecida por la oportunidad que esta beca Coca-Cola / Fulbright supone para mí. Sin el patrocinio de todas las entidades que colaboran con Fulbright, lo que para muchos de nosotros era un mero sueño nunca podría haberse hecho realidad. Habiendo llegado ya a Savannah, aún me parece estar soñando.