Un grupo de 60 becarios de las Fundaciones La Caixa, Fulbright, Cajamadrid, Ramón Areces, Rafael del Pino y Barrié de la Maza, se reunió ayer en Nueva York con el Cónsul General, D. Juan Ramón Martínez Salazar, en su residencia. La cita fue especial porque representó la primera vez que los becarios de los más prestigiosos programas de becas de España que estudian en Nueva York, se encontraron para compartir ideas y experiencias.

Los becarios que acudieron al acto están estudiando cursos de máster, doctorado y post-doctorado al más alto nivel académico en universidades como Columbia, City University o NYU en ámbitos como derecho, cine, historia del arte, economía, relaciones internacionales, administración de empresas, música, biología, ingeniería y arquitectura, entre muchos otros.

También asistieron al acto el Cónsul Cultural, D. Iñigo Ramírez de Haro, el Jefe dela Oficina Comercial, D. Ángel Martin Acebes, la Cónsul Adjunta Dña. María de los Reyes Fernández y el Asesor Técnico Docente D. Jesús Álvarez.

La impulsora de la iniciativa, Lila Pla Alemany, estudiante de un Máster en Administración y Dirección de Empresas en la Columbia Business School y becaria de ‘La Caixa’, comentó: “hay dos cosas que los americanos hacen mejor que nosotros: ‘networking’ y aprovechar la diversidad. Los estudiantes en Estados Unidos están mucho más acostumbrados a utilizar sus redes de contactos personales y profesionales y a colaborar en equipos multidisciplinares. La idea de este encuentro es justamente mejorar en esos dos aspectos y ofrecer a los becarios y antiguos becarios que vivimos en NY la oportunidad de crear redes de contactos y conocer e interactuar con estudiantes de otras disciplinas”.

Así pues, a parte de compartir vinos, tortillas de patatas y lomo, los becarios llegaron a la conclusión de que querían estar mejor conectados, tanto a nivel social como profesional. Por eso, decidieron crear grupos de Facebook y Linkedin ‘Becarios y ex-Becarios en NY’ y organizar otro evento en primavera para conocer a los antiguos becarios que siguen viviendo en Nueva York.

Los estudiantes coincidieron en su voluntad de contribuir a buscar soluciones para la crisis en España, así como en el sentimiento de responsabilidad que sienten por el hecho de haber tenido el privilegio de formarse en algunas de las mejores universidades del mundo gracias a una beca.